Promesas Pro-Templo

Abril 2014


AVISO: Los Oficiales del Condado de Virginia,
ya aceptaron el primer proceso del plan de
construcción general o planos arquitectónicos
de distribución de edificio. Solamente falta el 
segundo proceso que son los planos arquitectónicos
de detalles minuciosos, como electricidad, plomería,
etc. Muy pronto vamos a comenzar la construcción
de la II Fase del edificio de nuestro templo, o sea 
nuestro Santuario.

 

 

Comité de Supervisión Pro-Santuario - Baltazar Juarez  protemplo@unsolodios.com


Nuestro Pastor José Luis E. Lozano, formó El Comité de Supervisión Pro-Construcción el Lunes 1 de Septiembre de 1997, con el propósito de acelerar el proyecto de construcción de lo que hoy es nuestra iglesia, la cual se inauguró oficialmente el Domingo, Septiembre 14 de 2003.

 El Señor Jesús nos ha preparado para alcanzar grandes logros en este ministerio.  El grupo se compone de cuatro personas; Carlos Antonio Hernández, Baltazar Juárez,  Noemí Juárez y Zoila Martínez.  Además de ser miembros del Comité, estas personas mencionados fungen eficazmente dentro de la Iglesia Apostólica en diversos ministerios de acuerdo a los dones otorgados a cada uno de ellos por el Espíritu Santo.
Después de la construcción de la primera fase, el Comité de Supervisión Pro-Construcción cambió su nombre a Comité de Supervisión Pro-Santuario.  Los cuatro miembros que permanecen trabajando activamente, tienen por objetivo la realización de la segunda fase de construcción que será el santuario de nuestro templo el cual albergará 1000  miembros cómodamente sentados. 
 
El Comité es una entidad con el propósito de trabajar duro sin fines de lucro personales y de recaudar fondos provenientes de diferentes destinos, tales como:  Banquetes, comisiones de alimentos por parte de la Sociedad Femenil Dorcas, yard sales, rifas,  ventas de café, helados, gaseosas, golosinas, así también como los ingresos de renta generados por la Iglesia de Chambersburg, PA, etc.
 
El éxito del Comité de Supervisión Pro-Santuario radica en la  excepcional mayordomía, y en la excelente administración de los bienes de nuestro Señor Jesucristo por parte sus cuatro miembros.
 
Cada uno de sus miembros se ha caracterizado por su integridad, constancia, firmeza, y esa voluntad genuina por hacer un servicio de acuerdo a la voluntad de Dios.  La frustración y el desánimo siempre han sido reemplazados por la perseverancia, oración y ayuno.  Gracias a ello, pronto se iniciará la segunda fase de construcción la cual será la cede de adoración a Dios.  Allí, sucederán poderosos milagros.  El hombre abrirá su corazón para que sea plantada la semilla del evangelio; los sordos oirán las Buenas Nuevas de salvación; los ciegos verán la verdad del Evangelio; y los rebeldes se convertirán en hijos de Dios.